Los estudiantes normalistas, incursionan en el fortalecimiento del perfil del nuevo docente, desde la filosofía de implicarse en una actividad inclusiva que lo hace más humano, con intención académica y dotado con valores para desarrollar actividad interactiva, entre diversidad de disciplinas desde su práctica colaborativa y de atención a la diversidad hacia todo el alumnado.

La base para el ejercicio y práctica profesional en los diversos contextos escolares desde el proceso histórico de la educación inclusiva, enriquece el conocimiento teórico que todo docente requiere en este sentido de filosofía de sustento para su formación y movilización de saberes sobre el marco normativo del proceso de atención inclusivo, lo cual facilitará al nuevo docente, el desarrollo de su práctica y diseño enriquecido de estrategias educativas.